Poesía y periodismo
“La poesía te aparta de tus certezas, el periodismo de tus engaños


¿Si hablar mucho de uno mismo es una forma de ocultarse, qué es hablar mucho de los demás? Poesía y periodismo: “El yo está relativamente prohibido en el periodismo. Debería estarlo mucho más. 
Sin embargo, el yo es el cambio de acción de la poesía. En el periódico, el reto es escribir con un punto de vista, con conocimiento y rigor”, dice. 

Pero cuando se viste de poeta, no. O no siempre, porque “ahora tenemos una idea del yo anabolizado”. Somos lo que somos porque somos puro reciclaje. Todo lo que no es tradición es plagio y al yo hay que ponerle en cuarentena para declararle auténtico. 

Así que no tanto autenticidad como naturalidad. “Me da vergüenza meter en un poema palabras que no utilizaría en un artículo o en esta conversación contigo. Admiro a Rubén Darío, a Góngora y a los surrealistas, pero no me sale. Y para mí es muy importante la naturalidad al escribir en un periódico o un poema”. 

En esa línea imaginaria que separa la poesía en dos (San Juan de la Cruz, Lorca y Claudio Rodríguez; frente a Fray Luis de León, Cernuda y Paco Brines), él es más de la "tradición peatonal", o sea, la de Brines. "Pero una poeta como Szymborska me ha enseñado que se puede ser a la vez sentimental e irónica". 

Eso a pesar de la mala reputación que tiene entre los poetas el runrún informativo. La claridad está penada. “Claro que en un periódico tampoco puedes publicar nada que suene mínimamente hermético. Como mucho, un poco de prosa sonajero si eres columnista. Ya saben, brillantina para tapar vacíos". 

Fuente: El Confidencial | Noticias de Cultura  Ir a la fuente



Comentar / Ver comentarios 

No hay comentarios :

Publicar un comentario