.


Miradas lascivas
Vas atravesando el mundo, tus días entre las miradas lascivas que hieren y envuelven todas tus ternuras en áspera arena de espumas ardidas.
¡Ah! Quién pudiera envolver tus días con sedas y mieles y luna infinita.
Expresión refleja de la madre tierra en tu carne toda la sal de la vida.
Origen destino de toda la carne, se viste el espíritu con tu tierna herida.
Sos madre y destino de toda la carne y toda tu carne es fruta mordida.
Espíritu humano se viste en tu carne con su sal de vida con su tierna herida.
JMP - 7/3/2016


Comentarios:



Nobel Passaglia
Uno de los poemas más decidores y hondos que leí en los últimos años. 
Aunque nadie me conteste

¿Cómo hacer
para conservar
el corazón bueno
ante tanta maldad
que hay en la gente?

Eso pregunto y pregunto,
aunque nadie me conteste.


Mi casa

Di una vuelta por el campo
y la gramilla
parecía decirme:
"Vuelve a casa"
Las  hojas del álamo,
del sauce,
parecían decirme:
"Vuelve a casa".
Los pájaros, las nubes,
las aguadas.
parecían decirme:
"Vuelve a casa".
La tarde, soleada,
me abrazaba
con su brisa aromada,
y en el alma
sentí el punzante dolor
de la nostalgia.
Dios quiera que un día,
cuando al alba
el sol venga a mirarse
en las aguadas,
pueda mirarme yo también,
cada mañana,
y decirle a mi campo:
"He vuelto a casa".




Comentar / Ver comentarios 

No hay comentarios :

Publicar un comentario