Cuando de periodismo hablan los que saben

El corresponsal de guerra Gervasio Sánchez dice del periodismo actual lo que pocos periodistas tienen el coraje de decir 

En una entrevista concedida al diario español EL MUNDO, el prestigiado reportero señala que la información de calidad ha sido sustituida por los opinadores todólogos y que el periodismo tradicional ha derivado hacia el "desastre".

PERIODISMO Cursos de verano de la UIMP El periodista de guerra...
El fotoperiodista Gervasio Sánchez, en Santander. DAVID S. BUSTAMANTE

      "El periodismo puro ha desaparecido de los medios".

El autor de 'Vidas minadas' cree que el interés periodístico y social se ha       sustituido con frecuencia por el interés económico.





El fotoperiodista Gervasio Sánchez, uno de los más reconocidos por su amplia trayectoria profesional, ha reconocido ser "pesimista" ante la deriva del periodismo tradicional hacia el "desastre" actual, llegando a afirmar que "el periodismo puro ha desaparecido de los medios". El periodista, que ha relatado conflictos como el de Bosnia o la Guerra del Golfo, ha achacado esta situación a un problema en la estructura de los medios de comunicación y a que no se apuesta por una profesión de calidad.
Sánchez, que participa en uno de los cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha apuntado como una de las razones a la falta de inversión por parte de los gestores de estas empresas de comunicación. "Una buena historia periodística cuesta un porrón de dinero y una investigación puede llevar años", relató, citando a la prensa estadounidense de principios del siglo XX, donde "había medios que tenían a un periodista de investigación que se dedicaba a un tema durante cinco años, y cuando esta historia salía, se quintuplicaban sus ventas".
Este interés empresarial, reflexionó, lleva a que la información de calidad se haya visto sustituida por el género de la opinión. "La opinión es mucho más barata", apuntó, puesto que "la mayor parte de los opinadores todólogos son más baratos". "Ése es el resumen de toda la tragedia".
La sustitución de la función social por los intereses empresariales es responsable de esta situación, según Sánchez: "Los empresarios de la comunicación han olvidado qué es el periodismo. Se dedican al negocio de vender cuberterías o tal para que la gente se enganche a tu diario", observó, aunque quiso matizar en el aspecto económico y defendió que crisis periodística no es causa de crisis económica del país, pues, a su juicio, "el periodismo empezó a caer cuando más se ganaba en los medios de comunicación".
El problema actual, mantuvo, "es un problema de estructuras" de los medios, puesto que "en la mayoría" se habría establecido "un funcionariado" al que, dijo, tenía ciertos intereses políticos según con quién en cada momento. Un escenario en el que reivindicó a los comités de redacción que fueran "más autónomos de las empresas y que exigieran las líneas claras" entre economía y profesión, aunque se mostró consciente de que "en muchas ocasiones" estos comités "están solos". 

Frente a esa situación, el fotógrafo y autor de Salvar a los niños soldados y Vidas minadas destacó la impotencia de los propios profesionales y destacó "a cuánta gente le gustaría hacer periodismo de verdad". "La inmensa mayoría de los periodistas -mantuvo- son gente decente y personas muy preparadas que harían cosas muy buenas si se lo permitieran".



Lectores siguiendo esta página ahora:

No hay comentarios :

Publicar un comentario