El semanario francés vuelve a dar la nota
Los "progres" de Charlie Hebdo y sus gracietas con los muertos por el terremoto en Italia


Por Juan Remington
Mientras Italia llora a sus muertos por el devastador terremoto en la región del Lacio, que dejó más de 250 víctimas fatales, centenares de heridos y más de un millar de familias sin hogar, el semanario satírico francés Charlie Hebdo hace de esa tragedia una "sátira" que indigna al mundo. 

Con el título "Terremoto a la italiana", una viñeta firmada por el dibujante Félix presenta a las víctimas de la catástrofe como platos típicos del país: 'Penne en salsa de tomate', con la caricatura de un hombre ensangrentado, 'Penne gratinado", con una mujer cubierta de polvo, y 'Lasagna', con cuerpos sangrantes que aparecen entre capas de escombro. 

La viñeta, publicada en la contratapa de la revista semanal, también aparece en otra sección de la publicación, donde los "humoristas" de la Redacción que en enero de 2015 fue blanco del terrorismo yihadista dicen del terremoto de Amatrice: "Cerca de 300 personas murieron en un terremoto en Italia. Todavía no se sabe si el terremoto gritó "Alá Akbar" antes de golpear".

Ante tamaña ofensa a las víctimas de la catástrofe y a todo el pueblo italiano, el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, se manifestó con dureza contra el semanario: "¿Cómo se es capaz de hacer sátira con los muertos? La sátira es sátira cuando hace reír y en esta ocasión me parece que no hay nada de lo que reírse", dijo a Il Corriere. Y agregó: "Estoy seguro de que esta sátira desagradable y embarazosa no responde al sentir del pueblo francés". 

Mientras la publicación recorre el mundo, la pregunta obligada es si en nombre de la libertad de expresión se pueden concebir cosas como ésta, en la que la tragedia y el sufrimiento de centenares de personas son tomados para la chacota por un semanario de la relevancia de Charlie Hebdo, que habiendo recibido el solidario y dolido "Je suis Charlie" de todos los pueblos del mundo cuando el terrorismo islámico golpeó su sede, ahora se despacha con una bochornosa publicación que hiere no sólo el corazón de los italianos, sino el de todas las personas de bien, vivan en el país que vivan.  

Si la libertad de expresión y el "progresismo" del que se jacta este semanario de fama internacional son los de esa repudiable viñeta, apaga y vámonos, como dicen los españoles. 




Lectores siguiendo esta página ahora:

No hay comentarios :

Publicar un comentario